ADEMA, la combinación perfecta entre educación, tecnología e internacionalización

26 SEP 2022

Solamente la tecnología es capaz de explicar la diversidad y, aparente disparidad, de los grados universitarios que ofrece Adema. Esta escuela universitaria, con sede en el polígono de Son Rossinyol de Palma, empezó su trayectoria, hace casi 30 años, ofreciendo formación en el campo sociosanitario. Sin embargo, en el curso 2022 - 2023 ha ampliado su oferta e imparte también el grado en Bellas Artes. 

Los conocidos como simuladores 3D hápticos son los que logran unir ciencia y arte en Adema. Se trata de dispositivos motorizados que permiten reproducir sensaciones táctiles en una pantalla. Una herramienta que posibilita a los alumnos de odontología vivir una experiencia inmersiva como si estuvieran pasando consulta en una clínica. Unas prestaciones que también pueden ser aplicadas en el campo de la creación artística, y así va a suceder a partir de este curso con el grado en Bellas Artes.

En ADEMA han estudiado más de 3.000 profesionales diferentes títulos oficiales de FP y grados. Gracias a su tecnología de vanguardia y simuladores de realidad virtual háptica, en 2020 ADEMA pudo continuar ofreciendo formación práctica a su alumnado pese a la situación originada por la pandemia del Covid-19, convirtiéndose en una universidad referente. Al mismo tiempo, continuaron investigando y trabajando para contribuir a la sociedad y patentaron un artilugio que cerraba de forma hermética las mascarillas. Con la idea de exportarlo, acudieron a la Cambra de Comerç de Mallorca donde participaron en el programa Xpande, fueron galardonados Pyme del Año Illes Balears 2020 y se adentraron en la Enterprise Europe Network (EEN). 

La participación de ADEMA en la EEN se ha vertebrado a través de Diego González, CEO; Mauricio Saenz, Sale Manager International; y, Antoni Canyelles, responsable de internacional. Hablamos con ellos sobre su experiencia en la mayor red de pymes de Europa: 

¿Cuándo y por qué empezásteis a trabajar con la EEN?

Diego González: "Nuestro primer empuje fue un modelo de negocio puntual: en 2020 generamos una patente que era el cierre de las mascarillas que podía ayudar a frenar la transmisión del Covid en el sector sanitario. Queríamos exportarlo y no sabíamos cómo. Así que decidimos acudir a la Cambra de Comerç de Mallorca. Ese fue nuestro primer empuje. Aunque, en realidad, nuestro sector es el educativo, por ello en los dos últimos años hemos trabajado en internacionalizarnos en la industria del conocimiento. Y en este ámbito, hemos aprendido mucho con los eventos". 

En estos años habéis participado en numerosas ferias, ¿Qué eventos destacáis?

Mauricio Saenz: "La primera feria fue el Qatar Matchmaking donde no hubo ninguna entrevista en específico pero nos empezamos a fijar en las empresas del exterior: qué hacen, cómo muestran sus productos, sus perfiles... Aunque sí hubo contactos con empresas de otros países".

D. González: "A partir del Qatar Matchmaking una empresa que trabaja para el gobierno qatarí se puso en contacto con nosotros para comprarnos un gran lote de cierres de mascarillas para el Mundial de Fútbol Qatar 2022. Sin embargo, la evolución de la pandemia no lo hará necesario, pero la situación volviera a empeorar, ya nos han contactado y estamos preparados". 

M. Saenz: "En la segunda feria, cuatro meses después, el Meed2Meet, tuvimos reuniones e incluso llegamos a enviar muestras a un interesado de la India, fue una experiencia de la que aprendimos mucho".

D. González: "Más allá de la patente, hemos trabajado en las relaciones internacionales en el campo estrictamente académico. Hemos mantenido contacto con las principales facultades de la India y hemos cerrado acuerdos de colaboración para que nuestra titulación de Odontología sea válida en el país. Se trata de un gran avance que permitirá que recibamos muchos alumnos indios a nuestro centro". 

Y vuestro perfil ha tenido muchas expersiones de interés....

A. Canyelles: "Sí, las expresiones de interés me recuerdan al manifiesto de Cluetrain, un texto de referencia en la carrera, que explicaba que los mercados son conversaciones. Y esta funcionalidad de la EEN nos permite comunicarnos con empresas de cualquier parte con intereses comunes y nos permite aprender muchísimo".

Y ahora, ¿cuáles son los próximos pasos? 

A. Canyelles: "Vamos a actualizar nuestro perfil y, de momento, ya estamos inscritos en dos ferias virtuales del ámbito sociosanitario en octubre". 

En definitiva, ¿qué destacáis de la experiencia con la EEN?

D. González: “Adema necesitaba apoyo en un campo en el que no era experto, que era la internacionalización. Pedimos ayuda a Cambra Mallorca para exportar nuestra patente. Fue un empuje que nos sirvió para replicar en otros productos, en otras líneas de mercado. De estos años destacamos el aprendizaje obtenido que nos ha servido para ser más maduros a la hora de emprender un viaje al exterior con nuestro producto y comercializarlo. Y, al mismo tiempo, nos da capacidad para crear más productos porque ya estamos pensando en los huecos de mercado".